La seguridad nos importa como nunca antes y la industria se esfuerza en que nos sintamos más seguros. Por ejemplo, con cámaras de vigilancia para casa que permiten echar un vistazo a la entrada, el garaje o la puerta de casa. Si la colocas bien visible, este tipo de cámaras asustan a los ladrones potenciales. ¿Así que todo está bien? Por desgracia no. porque muchas proporcionan más inseguridad que otra cosa: están tan mal programadas que casi cualquier persona puede ver las imágenes que graban.

Ahonar en seguridad El motivo es que las cámaras de vigilancia modernas no solo graban. sino que. mayormente. también ofrecen una conexión a Internet (las llamadas cámaras IP). Al fin y al cabo los clientes también quieren ver si todo está bien en casa cuando están fuera. La instalación es sencilla y a continuación simplemente necesitas acceder a una página web o abrir la app del móvil y ya ves tu salón.

Esto funciona incluso en cámaras económicas, a partir de 30 €. Porque los fabricantes compran los sensores y carcasas a precios de risa. Aunque muchos ofrecen avanzadas como visión nocturna o reconocimiento de movimiento. ¿resultan seguras la transferencia de las imágenes y el acceso al servicio online? Por lo que parece, esto está al final de la lista de prioridades de muchos fabricantes y la retahíla de fallos es larga.

videocamaras

Por ejemplo, utilizan contraseñas estándar que no recomiendan cambiar durante la instalación. O la transferencia no está protegida de modo que los hackers se pueden hacer con las contraseñas sin problemas. Y en más de una ocasión los dispositivos también comunican las contraseñas del WiFi, direcciones de email y acceso FTP de sus propietarios. Así, abren todas las puertas de tu privacidad a los atacantes. Algunas páginas web demuestran el alcance de esta negligencia. en las que puedes ver imágenes de cámaras no seguras libremente. El Gran Hermano a la vista de todo el mundo ¿Quieres una prueba? No hay problema. Te basta un navegador.

Abre la dirección bisecan’. org y verás. Este servicio se conecta a las transmisiones de miles de cámaras IP no protegi-das y las coloca en la red. Incluso puedes buscar cámaras de tu propio país. Solo en España descubrimos más de 300 cámaras inseguras. Y aunque la mayo-ría de ellas muestra imágenes de comercios, lugares públicos o cafés de Internet. si buscas un