Tratamientos antiarrugas para mujeres jóvenes

Es de sobra conocido en el mundillo de la estética, que existen pocos caminos fáciles a la hora de revertir la pérdida de elasticidad de la piel. Bien es cierto que podemos encontrar en el mercado una amplia gama de productos destinados a prevenir las arrugas, sin embargo una vez estás han hecho acto de presencia, el único método efectivo hasta ahora sabido consistía en la cirugía estética o lifting facial.

El problema, es que estos tratamientos invasivos es que tienen, además de un elevado coste, un elevado tiempo de convalecencia.

Dada la situación, no sorprende a nadie la curiosidad que han despertado los resultados de la radio frecuencia facial. La radiofrecuencia es aquella tecnología utilizada en tratamientos no quirúrgicos que combaten los primeros signos de envejecimiento a causa de su pérdida de firmeza y elasticidad.

Está particularmente indicado para aquellas que no quieren pasar por quirófano o piensan que no son tan mayores como para someterse a una cirugía. Sus resultados son especialmente visibles aplicados en la frente, el cuello, la mandíbula, las mejillas o las bolsas de los ojos, y se recomienda, por lo general, a pacientes de edades comprendidas entre los 30 y los 50 años con arrugas suaves y no demasiado pronunciadas.

arrugas

Con la tecnología actual, la práctica totalidad de los que se someten al tratamiento obtienen resultados satisfactorios y logran restablecer la firmeza de la piel, sin riesgos y tras un tiempo de recuperación casi inexistente si lo comparamos con la cirugía estética, cuya convalecencia se puede alargar hasta las cuatro semanas.

¿Cómo funciona la radio frecuencia?

Este método está basado en el uso de unas ondas de radio capaces de penetrar, a cierta frecuencia, en los tejidos de la piel. La penetración de estas ondas provoca cambios estructurales a nivel molecular. La clave del éxito reside en las roturas localizadas que el calor provoca, así como en la contracción del colágeno. Ante este estímulo las células de piel reaccionan tratando de reparar esas microroturas causadas por el calor, y el resultado es la recuperación del tensor y firmeza de la piel.

La forma en que se aplica el tratamiento a menudo es colocando unos electrodos sobre la superficie de la piel y aplicando las ondas a la frecuencia adecuada. Simultáneamente, y dependiendo de la intensidad del tratamiento, pueden aplicarse espráis de efecto frío, para reducir la sensación térmica de calor y evitar posibles, aunque bastante improbables, quemaduras.

Realmente esta idea de lesionar de forma controlada la piel para que se regenere de forma más firme es una idea que ya ha sido practicada durante años en otros tratamientos como el laser o la dermoabrasión y, por otra parte, el estiramiento de tejidos mediante la radiofrecuencia es una técnica utilizada frecuentemente en otras áreas de la medicina. En definitiva, la radiofrecuencia es, cuando se trata del rejuvenecimiento de la piel y la eliminación de arrugas moderadas, un tratamiento efectivo, asequible y con cortos periodos de recuperación que lo convierten en un método a tener en cuenta por aquellos que desean recuperar la firmeza perdida. Los precios de la radio frecuencia variarán en función del área sometida a tratamiento y el tipo de instrumentos utilizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *